NUEVO MUNDO
Educación

Págate a ti mismo primero

Pedro Castre – Junio 21, 2023

El concepto “Págate a ti mismo primero” se publicó por primera vez en el libro de George Clason “El hombre más rico de Babilonia”, donde explicaba cómo, para comenzar a tener libertad financiera, debía guardarse 1 de cada 10 monedas que ganaba. Más tarde, autores como Brian Tracy o Robert Kiyosaki lo desarrollaron en sus libros de psicología financiera. Pero la diferencia entre sus enseñanzas y las que te brindamos en la academia MINED CLF, es que aquí aprendes el paso a paso para conseguir el éxito en tus finanzas.

En la academia te guiaremos para que puedas pagarte a ti mismo primero, paso a paso y bajo la experiencia de nuestro coach financiero, quien ha logrado tener múltiples cuentas de ingreso. Si quieres empezar a tener el control de tus ingresos, es importante que pongas en práctica los pasos que te enseñaremos.

EMPIEZA POR ADMINISTRAR TU DINERO

“¿Cómo hago para administrar bien mi dinero?”

Da igual si tienes un buen sueldo, o si tus ganancias al mes son pequeñas, lo que importa es que sepas manejarlo conscientemente. Para eso, la primera regla y más importante (y que tienes que empezar a aplicar desde hoy mismo) es que separes tus ingresos en diferentes cuentas y les des propósitos distintos. El número de cuentas dependerá de ti, pero piensa que, si hasta ahora te ha costado manejar el flujo de dinero en una, no podrás hacerlo mejor teniendo 7 u 8.

La mejor fórmula para las personas que son libres financieramente es la de tener 3 cuentas. Este sistema es el que se ha estado utilizando y hasta ahora ha demostrado tener buenos resultados. A continuación, te explicamos en que consiste cada cuenta.

  1. Cuenta número uno: “Costos fijos”
    Es la cuenta básica, la cuenta bancaria que actualmente utilizas y que de ahora en adelante vamos a nombrar como “cuenta de costos fijos” o CF. Esta cuenta nos sirve para poder hacer frente a los gastos recurrentes, como facturas de agua, luz o teléfono y compras diarias de alimentación, pago de alquiler, etc.
  1. Cuenta número dos: “Cuenta libertad financiera”
    Esta es la “cuenta de libertad financiera” o CLF, donde tú te vas a pagar a ti mismo primero.
  1. Cuenta número tres: “Ahorro a largo plazo”
    Por último, vas a usar la tercera cuenta de “ahorro a largo plazo para gastos” o ALPG. Como bien dice su nombre, esta cuenta sirve para gastos planificados o para imprevistos.

La forma de usar estas cuentas se hará según el nivel de inteligencia financiera con respecto a la administración del dinero. Una persona con un nivel de inteligencia financiera en el nivel 1, suele tener una única cuenta bancaria, que es la de CF. Una persona con un nivel de inteligencia financiera en el nivel 2, utiliza dos cuentas bancarias, es decir CF + CLF. Por último, una persona con un nivel de inteligencia financiera en el nivel 3, utiliza tres cuentas bancarias: CF + CLF + ALPG.

¿QUÉ ES PÁGATE A TI MISMO PRIMERO?

Este hábito consiste en separar un porcentaje de los ingresos que llegan a tu cuenta básica, es decir, CF, y enviarlos a tu segunda cuenta (CLF). Antes de gastar los ingresos que has generado, debes aplicar esta regla.

Da igual, si el saldo de tu cuenta es mayor o menor de lo que te gustaría, debes empezar a aplicar esta regla para convertirla en un hábito. El mejor momento para empezar a pagarte a ti mismo es ahora.

Para poder aplicarlo, debes seguir estos pasos:

  • Descarga la app de tu banco en tu celular (o abre su web).
  • Abre 2 cuentas bancarias extra a la que ya tienes (CLF y ALPG).
  • Transfiere el 10% del saldo de tu cuenta número 1 (CF) a tu cuenta número 2 (CLF).
  • Marca esta transacción como favorita para que se repita cada mes.

 

Este ejercicio debe ser de acción inmediata si de verdad estás dispuesto a mejorar tu vida económica. No importa si tu saldo actual es de US$ 10,000 o de US$ 10, transfiere ese 10% a tu cuenta de libertad financiera cada mes para que este pequeño porcentaje no se pierda en los gastos.

Así que ten en cuenta que si tú deuda no es mayor que US$ 80,000, no tienes ninguna excusa para no empezar a aplicar este sistema desde ya. Por ello, lo que te recomendamos es que, al principio, el porcentaje destinado a la cuenta de libertad financiera sea de entre el 5% y el 10%, de esa manera podrás empezar a pagarte a ti mismo primero.

Pedro Castre

Educador de CLF
0
¡Tu carrito está vacío!

Parece que todavía no has agregado ningún artículo a tu carrito.

Buscar productos